Hacer el equipaje para viaje de forma eficiente

Yo también empecé viajando con pesadas maletas y llegando al aeropuerto 2 horas antes por si los vuelos cambiaban. Cuando se cambian vuelos y destinos con frecuencia, a veces no puedes comprobar si tu maleta está en el mismo sitio que tú. En ocasiones, en el mismo país. La pérdida de equipaje pueden arruinarte rápidamente un viaje. Así que es vital aprender a hacer el equipaje para viaje de forma eficiente. Es decir, con la cantidad mínima de cosas. Dejando de lado los “por si acasos”. Esto es útil para planes de última hora, fines de semana, días sueltos. Pero también puede salvarte la vida si viajas una semana entera.

Siguiendo unas reglas básicas podemos hacer un equipaje rápido que nos salvará en cualquier situación.

6 Consejos para hacer el equipaje para viaje de forma eficiente

Centrarse en una gama de colores neutros, ropa versátil y accesorios

Puede que te extrañe el título pero siempre que llevamos exceso de equipaje es simplemente porque queremos ir guapos a todos los lados. STOP se puede vestir bien solo con neutros. Por mucho que nos guste la idea de llevar todas las cosas divertidas del armario. NO, es una mala idea. Por lo general, significa llevar manera más piezas que nunca usarás. La clave para hacerlo utilizar una gama de colores neutros. SI a los negros, blancos, grises, tostados y azules marinos. Y que sea versátil, es decir varios usos, como los vaqueros o faldas negras.
El hecho de que la  ropa sea en tonos neutrales no significa que sea aburrido! Los accesorios son lo que marca la diferencia. Un outfit puede cambiar por completo si le añades un simple collar o un accesorio en ele pelo. Son también muy útiles: cinturones  y bufandas.

Nunca más de dos pares de zapatos

Si estamos en invierno para nosotras es fácil. Botines. Los botines son la clave, son informales y formales todo al mismo tiempo. Nos dará un toque casual y son muy comodas. Por lo que podemos llevarlas en el viaje y reservar el espacio de nuestra maleta a zapatillas para ir por casa. Que son realmente un imprescindible de cualquier viaje.
En verano unas sandalias de cuña, que hacen un efecto similar al botín. Y por supuesto en entre tiempo no pueden faltar las bailarinas.
Para hombres, afortunadamente para ellos, siemper pueden estar chévere con unas converse simplemente.

Hacer el equipaje para viaje de forma eficiente

Nunca lleves cosas que se arruguen

Simplemente, a nadie nos gusta planchar pero si lucir estupendos.

No llevarse productos de cuidado de la piel o del pelo en exceso

Planchas del pelo, secadores, cepillo de rodillo, un peine,  bandas de goma, pasadores para el pelo, sprays y un largo etcétera. ¿Realmente es necesario? La inmensa mayoría de hoteles cuentan con secador de pelo y según donde viajemos el secador y la plancha son inútiles por la humedad. olvídalos! Como mucho puedes llevar la plancha si tu viaje exige un peinado exquisito. Aunque consigues el mismo efecto con un peine y secador o con técnicas de rizado tradicional. Pero realmente, podemos pasar unos días con un pelo natural. Le haremos un favor a nuestro pelo.

Abrigos chaquetas o parkas

Mejor larga, convinan con todo y además sirven para día y para noche. No son muy gordos por lo que no ocupan en exceso. Es multifuncional y versátil (PUNTO 1)

Ropa interior

No es necesario llevarse toda la casa. Basta con lavarlas con agua y jabón y dejarlo secar. Además es lo más higiénico.

La mejor forma de hacer la maleta

hacer la maleta

Vamos a hablar sobre la forma más eficiente de meter la ropa al hacer la maleta. Hemos comentado un post de qué meter en la maleta. Pero hasta ahora no habíamos comentado formas de meter esa ropa dentro de nuestra maleta.

Aunque el blog está dedicado a mochileros, este post sirve para todo el mundo. Puede ser una forma de meter la ropa dentro de tu mochila para que ocupe menos y así meter otras cosas más importantes. Y por supuesto, sirve si vas a hacer un viaje a algún lugar que no terminas de controlar muy bien y es una pesadilla meter todos los bultos y “Por si acasos”.

Métodos para hacer la maleta

El método tradicional, es el de doblar la ropa y meterla en la maleta. En tu maleta tendrás rectángulos o cuadrados de ropa de varios tamaños. Esto hace que en tu maleta tengas huecos poco eficientes llenos de nada.

Si haces la maleta así, el primer consejo sería meter pantalones y la ropa más voluminosa como los pantalones. La segunda línea será la de camisetas y suéters, los huecos rellénalos con ropa interior.
Mi segundo consejo es que no metas las camisetas y ropa interior en capas horizontales, si no en verticales. Una detrás de otra.

Para terminar el último consejo es el de enrollar la ropa. No vale hacerlo de cualquier manera o saldrá toda arrugada y no queremos eso ¿Verdad?

Enrollar la ropa la convierte en más compacta en comparación a las técnicas anteriores.

Enrollar la ropa para hacer la maleta

Prendas como camisetas, suéter, sudaderas, jerséis etc. Todo lo que nos ponemos en la parte de arriba.
El primer paso es el mismo que cuando doblamos ropa normal, ponemos boca abajo la prenda, cogemos las mandas y las doblamos hacia dentro, quedando como un rectángulo. Empezamos a enrollar la ropa desde la parte de abajo (lo que sería la cintura) o desde el cuello.

Pantalones: los doblamos en dos y empezamos a enrollar.

Posteriormente iremos metiendo uno tras otro nuestros rollitos de ropa. Verás que caben muchas cosas en el mismo espacio.

Acuérdate de descolgar la ropa cuando llegues al destino y ¡ya está!

El inicio del camino

el inicio del camino
Cuando acabas un viaje llega el momento de rememorarlo. Sobre todo si es una de tus primeras experiencias como mochilero. Es el momento de tratar de convencer a todo tu entorno de que ser mochilero es la opción que necesitan en su vida para ser felices. Puedes viajar barato, conocer gente interesante, etc. El final de un viaje es el principio de las nuevas “preocupaciones”. Empieza la lluvia de ideas a inundarnos el pensamiento. Muchos caminos abiertos en dirección a diferentes caminos. ¿Qué camino seguir? ¿Cuál es el correcto? El inicio del camino es un momento de reflexión.

El inicio del camino

Eres tu mejor guía

Fíate de tu intuición. Cualquier persona que ha emprendido un viaje de mochilero ha desarrollado un sentido de supervivencia envidiable. Está mas en sintonía con el entorno y con sí mismo. Te conoces mejor que nadie y sabes donde están tus límites. Así pues, fíate de tu vocecita interior. La que te dirá donde te espera tu nueva aventura. Puede ser que te equivoques (pocas veces pasará), pero si es así fallar no es fracasar. Fracasar es no atreverse a hacerlo. No hay solo un rumbo correcto. Sigue la ruta que tus deseos e inquietudes te dicten.

Vive el presente

Hoy estás aquí y mañana ya veremos. Te esperan un cúmulo de aventuras. La suerte de nuestro modo de viajar es que tú puedes hacer el doble de viajes que una persona que viaja de forma convencional. Ahora conoces el valor exacto del dinero y sabes aprovecharlo mejor. No tengas prisa en decidir.

Nadie dijo que fuera fácil

¿Que pasa si la experiencia ha sido horrible? Todo no puede ser fácil, puede que hayas tenido una mala experiencia. Pero no es la válida, pelea por tu experiencia buena. Se constante, si caes levántate y déjate ayudar. Ser mochilero significa ser independiente pero no significa aislarse. Déjate ayudar siempre de otros viajeros y de los propios lugareños. Y sobre todo, nunca te rindas.
El final del camino, solo es el principio de otra aventura.