La magia de Susa, Túnez

susa

Hoy voy a escribir sobre uno de los destinos que más me impactaron en mis viajes. Se trata de la única vez (por el momento) que he visitado Túnez, en concreto Susa. Me pareció un lugar misterioso con una cultura fascinantes. La gente era muy hospitalaria y todo nos resultó la mar de fácil. Sobre todo si pensamos que nuestra idea de lo que era Túnez era lo que venía en Wikipedia.

Susa, la ciudad turística de Tunez

Esta ciudad está situada en la costa este de Túnez. Una de las principales zonas de acceso a los lugares turísticos de este país. Susa tiene una amplia oferta hotelera y de restaurantes. Con productos de calidad para todos los gustos y necesidades. Además está repleto de palmeras. Le da ese toque exótico y caribeño. Todo mezclado a la vez. Entre las especialidades cuilinarias de la zona puedes encontrar la trucha y el cuenco de pollo. También tiene un menú muy europeizado. Pero somos de la opinión de que si conocemos un nuevo país, lo conocemos a fondo. Gastronomía incluida.
El pesacado tiene sus periodos de tiempo, depende del día si la lonja y el mar están inspirados. También de la época del año. Nosotros nos hicimos unos expertos en la lonja del pesacado. Como sabéis a estas alturas, nosotros no somos mucho de restaurante de alto nivel. Era divertido intentar regatear con los pescadores. Pero el resultado valía la pena. Incluso nos dejaron “trabajar” un día a cambio de pescado fresco. Nunca había probado algo tan marítimo. Es decir, se notaba que el pescado venía directo del mar. Un placer para todos los sentidos.

Consejo 1. Sed buenos regateadores

El puerto

A las afuertas de la ciudad hay un pequeño puerto muy acogedor. Lo que no es nada acogedor son las aguas aceitosas que acogen a todos los barcos que vienen. Como en todos los puertos. Creo que perdimos la cuenta de la cantidad de barcos que habían: Grandes repletos de turistas, pequeños botes, pesqueros inmensos… un espectáculo!
Paseando por la ciudad vimos terrazas donde pudimos degustar todo lo que quisimos. En este viaje hicimos un apartado para presupuesto en comida local. A veces un mochilero tiene momentos de gran crítico culinario y se merece lo mejor. Y en algunos bazares el olor a mil variedades de té, menta y piñones invadían el ambiente (y nuestras mochilas).

Consejo 2: Somos mochileros pero si hay una terraza con comida o producto local. Gastad dinero

Esto no signfica que os dejéis timar.

Consejo 3. Cuidado con los vendedores tunecinos

A cada paso que dábamos veíamos vendedores en lucha constante con los turistas para vender al precio más elevado.

Medina

Una vez llegas a la Medina la cosa cambia considerablemente. Sigue siendo un lugar muy frecuentado por los turistas. Pero esto si que es de verdad Túnez. Ya no está tan europeizado como el puerto por ejemplo. Respiras autenticidad por las calles. Los zocos son maravillos, una mezcla de aromas, sensaciones. Humo que sale de las paradas de comida rápida, típica Tunecina. Los vendedores gritando, anunciando su mercancía. Nos sentíamos como auténticos autóctonos deambulando por ahí.

Consejo 4. La comida ambulante es tu aliada

Dada la gran cantidad de vendedores que hay, siempre puedes encontrar algo más barato. Además es muy nutritiva.
Esperamos que os haya gustado esta entrada, ¿Habéis estado alguna vez en Túnez? ¿Cómo sobrevivisteis?

Guía útil para ser un mochilero

mochilero
Se supone que después del post anterior, estás en forma ya. Ya puedes emprender el viaje no? Pues… no. Ahora falta el segundo lote de consejos para ser un buen mochilero. En este post verás que hay que tener imaginación y picardía. La vida fuera del confortable hotel a veces puede ser dura si no estás acostumbrado. Para ello te dejo aquí una pequeña guía de superviencia del buen mochilero.

Guía básica del mochilero

Ropa

Si eres mochilero es porque has decidio renuncar a ciertos “lujos”. El equipaje debe de hacerse conforme esta nueva forma de viaje. Si viajas como un mochilero prepara tu equipaje como tal. En el anterior post ya comentaba que hay que hacer largos caminos a pie. Por supuesto esto es difícil si la mochila es demasiado pesada y cargamos con bolsos de mano.
Por otro lado, no todos los viajes van a ser a pie. Si el primer paso es coger un avión, un equipaje light = menos tasas por facturación de equipaje.
Trucos para el equipaje. Uno de los autores de este blog hizo un post con consejos para hacer la maleta. Y nos sirven algunos de esos consejos.
Es importante explotar la versatilidad de nuestra ropa. Por ejemplo pantalones que se convierten en shorts. Champú y acondicionador todo en uno. También es muy útil el uso de arneses para colgar bolsa transpirable para ropa interior.
Una vez en la ciudad, buscar una lavandería. Aunque muchos albergues tienen su propio servicio de lavandería. Otra alternativa es llevar paquetes portátiles de detergente y lavar la ropa en el fregadero. Con esto evitaremos llenar la mochila solo de ropa.

Comida

No es muy rentable coger comida para todo nuestro viaje. Lo más útil es poder ir a panaderías y supermercados locales, coger pan y queso y alimentarse con productos básicos en lo que dure nuestro viaje. Es como hacer un pic-nic. Aprovecha los espacios verdes y parques. Comerás en un entorno envidiable. Y si el tiempo no acompaña… siempre puedes ir a un fast food!

Planificación (o no)

Es importante planificar nuestro viaje. Pero no es obligatorio seguirlo al pie de la letra. Es importante saber cambiar el itinerario si es necesario con el fin de aprovechar mejor las oportunidades que se nos vayan prsentando. La flexibilidad y capacidad de adaptación es esencial en un mochilero.
Durante el viaje es muy importante escuchar los consejos de la gente con que nos encontremos. Seguir sus consejos, sean viajeros o ciudadanos. Ellos conocerán mejor el lugar que nosotros y sus consejos valen oro.

Los primeros viajes, mejor solo

Los viajeros que no tienen compañero de viaje utilizan el viaje para hacer una auto exploración de si mismos. Conocerse a uno mismo en un entorno que no controlamos. Ponernos a prueba. Ser capaces de superarnos. La filosofía de un mochilero es la exploración personal y la libertad.
A pesar de esto, siendo mochilero te aseguro que no estarás en total soledad. Se suelen conocer muchos compañeros de viaje! Además muchos albergues ofrecen actividades que fomentan el compañerismo y el conocerse unos a otros.
Una vez realizado al menos un viaje solo, puedes plantearte un compañero. Pero cuidado, un viaje que requiere esta preparación puede uniros fuertemente o divorciaros para siempre, ya sea pareja, amigos o familiares.

Disfruta de la experiencia

Por último, un viaje como mochilero es una experiencia única. Aunque hayas ido a una ciudad previamente, si vuelves te aseguro que el viaje y la experiencia será distinta!

Consejos para ser mochilero: Ponte en forma

consejos para ser mochilero

Consejos para ser mochilero es el primero de una larga lista de post en los que te doy unos consejos para convertirte en mochilero partiendo desde cero.
El propósito de estos post es que te pongas en marcha inmediatamente. Por eso los consejos van en diferentes posts. Primero tienes que entrenar para ser mochilero. Mochilero no nace, se hace, así que ánimo! Viajar es enriquecedor pero en ocasiones simplemente de hacer el equipaje, buscar transporte, hoteles y demás… nos llena de pereza y de deudas! Olvídate de la pereza y reduce tu gasto en viajes convirtiéndote en mochilero. ¿No sabes como hacerlo? Aquí te doy los dos primeros consejos:

Consejos para ser mochilero

Albergues

Los albergues han sido históricamente lugares reservados para jóvenes. Pero ya no es así. Los viajeros maduros están reservando cada vez más estancias en los albergues a medida que aumentan las tarifas hoteleras internacionales y están encontrando habitaciones privadas y baños, camas limpias y alojamiento sin reservas en albergues de todo el mundo.
Históricamente, un albergue nos ofrece la imagen de un alojamiento cutre. Pero a medida que los albergues han ganado popularidad a través de los años, los operadores de hosteleros de moda han extendido la definición de albergue para incluir suites privadas, comida de lujo, decoración de moda, piscinas e incluso servicio de limpieza. Algunos ejemplos incluyen el Oasis Backpackers ‘Mansion en Lisboa, que ofrece servicio de lavandería, Internet gratuito y cenas gourmet. En París hay albergues y hostales, que tiene interiores modernos y elegantes diseñados.
El secreto es saber buscar los albergues en webs especializadas. Si comparas puedes encontrar este tipo de albergues y hostales los albergues juveniles tradicionales de antaño, con dormitorio más que compartido y abarrotado baños comunales.

Caminar

Ser mochilero por lo general requiere una gran cantidad de fuerza y ​​resistencia. Pero si no eres de los de ejercicio constante, la planificación es tu aliada. Planifica una serie de viajes a pie es una forma accesible para desafiarte a ti mismo. Ganarás confianza en ti mismo y nadie podrá pararte.
Hay que bajarse del tren y el bla bla car. Desplazarse caminando te ofrece una panorámica en primera persona. Parques nacionales, ciudades medievales, costas interminables… todo se ve mejor a pie. Además, caminar es gratis (correr es bastante asequible también, pero ¿cuál es la prisa?).
Si la planificación no es tu fuerte, reserva un paquete de vacaciones que incluye recorridos a pie. Lo importante es que antes de ir caminando por el mundo, asegurarse de estar en forma. Comienza a caminar unos meses antes de su viaje para acostumbrarse a las distancias más largas.

El inicio del camino

el inicio del camino
Cuando acabas un viaje llega el momento de rememorarlo. Sobre todo si es una de tus primeras experiencias como mochilero. Es el momento de tratar de convencer a todo tu entorno de que ser mochilero es la opción que necesitan en su vida para ser felices. Puedes viajar barato, conocer gente interesante, etc. El final de un viaje es el principio de las nuevas “preocupaciones”. Empieza la lluvia de ideas a inundarnos el pensamiento. Muchos caminos abiertos en dirección a diferentes caminos. ¿Qué camino seguir? ¿Cuál es el correcto? El inicio del camino es un momento de reflexión.

El inicio del camino

Eres tu mejor guía

Fíate de tu intuición. Cualquier persona que ha emprendido un viaje de mochilero ha desarrollado un sentido de supervivencia envidiable. Está mas en sintonía con el entorno y con sí mismo. Te conoces mejor que nadie y sabes donde están tus límites. Así pues, fíate de tu vocecita interior. La que te dirá donde te espera tu nueva aventura. Puede ser que te equivoques (pocas veces pasará), pero si es así fallar no es fracasar. Fracasar es no atreverse a hacerlo. No hay solo un rumbo correcto. Sigue la ruta que tus deseos e inquietudes te dicten.

Vive el presente

Hoy estás aquí y mañana ya veremos. Te esperan un cúmulo de aventuras. La suerte de nuestro modo de viajar es que tú puedes hacer el doble de viajes que una persona que viaja de forma convencional. Ahora conoces el valor exacto del dinero y sabes aprovecharlo mejor. No tengas prisa en decidir.

Nadie dijo que fuera fácil

¿Que pasa si la experiencia ha sido horrible? Todo no puede ser fácil, puede que hayas tenido una mala experiencia. Pero no es la válida, pelea por tu experiencia buena. Se constante, si caes levántate y déjate ayudar. Ser mochilero significa ser independiente pero no significa aislarse. Déjate ayudar siempre de otros viajeros y de los propios lugareños. Y sobre todo, nunca te rindas.
El final del camino, solo es el principio de otra aventura.