Consejos para la primera escapada mochilera: Barcelona

Consejos para la primera escapada mochilera. Barcelona

Anteriormente hemos escrito tips para mochileros y habéis leído nuestras aventuras y alguna desventuras. Creemos que es hora de un pequeño training. Es hora de practicar lo aprendido. A continuación te damos unos consejos para la primera escapada mochilera.

En un principio la aventura no te resultará tan atractiva como ir a un país exótico. Pero sabemos que el primer paso es el que más cuesta. Y, si eres adverso al riesgo… creemos que esto puede ayudarte. Si estás en España, nuestro consejo es que vayas como primera estación a Barcelona.

El motivo está claro, una ciudad tan grande y multicultural, puede ofrecerte miles de alternativas si finalmente decides abandonar el “mochilismo”. Bien por falta de organización, presupuesto, etc. Además es conocida por ser una ciudad un pelín costosa, por lo que es un buen sitio para ver si eres capaz de practicar el turismo low-cost. Finalmente, estás dentro de tu propio país, por lo que si te ves perdido, es mucho más fácil encontrar una solución o llamar a algún conocido.

Consejos para la primera escapada mochilera

Temporada

La temporada adecuada para ver esta ciudad sin duda es en otoño. Las temperaturas siguen siendo suaves, hay menos turismo que en verano y evitas el frenesí de compras navideñas.

¿Qué ver gratis en Barcelona?

Además estos lugares son de obligada visita:

  • Barrio Gótico
  • Catedral Gótica*(la catedral tiene un horario gratis determinado, consúltalo)
  • Las Ramblas
  • Iglesia de Santa María del Mar
  • Mercado del Born
  • Plaza Real
  • Mercado de la Boquería (recomendable los zumos naturales a 1€)
  • L’Eixample
  • El Raval
  • Gràcia
  • La Fuente Mágica (por la noche tiene espectáculo)
  • Montjuic
  • Parque de la horta (domingo gratis)
  • Puerto Olímpico

Antiguamente, el Parque Güell era gratis, ahora tienes que pagar.

¿Dónde comer barato?

Nuestro consejo es que no comas cerca de lo que hay que ver. Es increíblemente caro. Desplázate andando  (el metro tiene lo suyo también) fuera de la anterior lista de lugares emblemáticos. Para comer lo más fácil, si el tiempo lo permite, es ir hasta algún supermercado. Coger unos pocos víveres e ir hasta el parque más cercano a hacer picnic, unos ejemplos cerca de Ciutat Vella son: Jardines de Sant Pau de Camp, Jardines de les tres Xemineies y Parque del Mirado de Parque Sec.

Todo se basa en planificar o coger la mejor alternativa que nos salga el paso. Al ser una ciudad tan multicultural, hay infinidad de locales en los que podrás degustar manjares de todos los países y no necesariamente son caros. Aléjate de los restaurantes chic y fashion y podrás comer y cenar perfectamente.

¿Donde alojarse?

Para alojarse hay una lista de hostales. Por supuesto puedes buscar otras alternativas pero aquí te dejo una lista de lugares recomendados.

Esperemos que estos consejos para la primera escapada mochilera en Barcelona te haya servido para darle un empujón a tu aventura.

Supera la aventura de Barcelona y adopta la cultura mochilera!

La magia de Susa, Túnez

susa

Hoy voy a escribir sobre uno de los destinos que más me impactaron en mis viajes. Se trata de la única vez (por el momento) que he visitado Túnez, en concreto Susa. Me pareció un lugar misterioso con una cultura fascinantes. La gente era muy hospitalaria y todo nos resultó la mar de fácil. Sobre todo si pensamos que nuestra idea de lo que era Túnez era lo que venía en Wikipedia.

Susa, la ciudad turística de Tunez

Esta ciudad está situada en la costa este de Túnez. Una de las principales zonas de acceso a los lugares turísticos de este país. Susa tiene una amplia oferta hotelera y de restaurantes. Con productos de calidad para todos los gustos y necesidades. Además está repleto de palmeras. Le da ese toque exótico y caribeño. Todo mezclado a la vez. Entre las especialidades cuilinarias de la zona puedes encontrar la trucha y el cuenco de pollo. También tiene un menú muy europeizado. Pero somos de la opinión de que si conocemos un nuevo país, lo conocemos a fondo. Gastronomía incluida.
El pesacado tiene sus periodos de tiempo, depende del día si la lonja y el mar están inspirados. También de la época del año. Nosotros nos hicimos unos expertos en la lonja del pesacado. Como sabéis a estas alturas, nosotros no somos mucho de restaurante de alto nivel. Era divertido intentar regatear con los pescadores. Pero el resultado valía la pena. Incluso nos dejaron “trabajar” un día a cambio de pescado fresco. Nunca había probado algo tan marítimo. Es decir, se notaba que el pescado venía directo del mar. Un placer para todos los sentidos.

Consejo 1. Sed buenos regateadores

El puerto

A las afuertas de la ciudad hay un pequeño puerto muy acogedor. Lo que no es nada acogedor son las aguas aceitosas que acogen a todos los barcos que vienen. Como en todos los puertos. Creo que perdimos la cuenta de la cantidad de barcos que habían: Grandes repletos de turistas, pequeños botes, pesqueros inmensos… un espectáculo!
Paseando por la ciudad vimos terrazas donde pudimos degustar todo lo que quisimos. En este viaje hicimos un apartado para presupuesto en comida local. A veces un mochilero tiene momentos de gran crítico culinario y se merece lo mejor. Y en algunos bazares el olor a mil variedades de té, menta y piñones invadían el ambiente (y nuestras mochilas).

Consejo 2: Somos mochileros pero si hay una terraza con comida o producto local. Gastad dinero

Esto no signfica que os dejéis timar.

Consejo 3. Cuidado con los vendedores tunecinos

A cada paso que dábamos veíamos vendedores en lucha constante con los turistas para vender al precio más elevado.

Medina

Una vez llegas a la Medina la cosa cambia considerablemente. Sigue siendo un lugar muy frecuentado por los turistas. Pero esto si que es de verdad Túnez. Ya no está tan europeizado como el puerto por ejemplo. Respiras autenticidad por las calles. Los zocos son maravillos, una mezcla de aromas, sensaciones. Humo que sale de las paradas de comida rápida, típica Tunecina. Los vendedores gritando, anunciando su mercancía. Nos sentíamos como auténticos autóctonos deambulando por ahí.

Consejo 4. La comida ambulante es tu aliada

Dada la gran cantidad de vendedores que hay, siempre puedes encontrar algo más barato. Además es muy nutritiva.
Esperamos que os haya gustado esta entrada, ¿Habéis estado alguna vez en Túnez? ¿Cómo sobrevivisteis?

Gualtrips y el hockey

En entradas anteriores hemos comentado que gracias a nuestra profesión hemos podido viajar más barato. Ya que eran trabajos de verano o incluso dando charlas. En nuestro caso era sobre el hockey. Todas estas escapadas nos animaron a viajar y claro, a viajar sin gastar mucho.

hockey

Esta entrada es un homenaje a todo lo que el hockey nos ha dado. Como recorrimos California muy low cost sin ni siquiera ser mochileros (aún). Os contamos nuestra experiencia y os damos unos consejos para futuros viajes, en clave de humor.

Consejos Gualtrips desde la aventura del hockey

Pasamos dos semanas disfrutando de las aguas californianas y de su “Life style”. Luego nos llegó el momento de desplazarnos para Pennsylvania. Hicimos escala en New York y New Jersey para economizar el trayecto. La compañía Virgin America nos acompañó hasta la gran ciudad. Dee allí cogimos un autobús para llegar hasta el corazón de Pennsylvania, Philadelphia. En esta capital nos esperaban Phili y LA con su multiwagon y en unos minutos ya volvíamos a estar a la Universidad de Bryn Mawr. Universidad que ya conocáimos del año anterior, en el que hicimos un pequeño curso. Muchas caras nuevas y algunas ya conocidas nos saludaron en nuestra llegada a la Universidad. El calor se hacía ver y durante las dos semanas nos brindó una temperatura digna de temporada veraniega. Por suerte, se trataba de un calor seco que lo hacía más soportable.

Consejo Gualtrips: haz amigos allá donde vayas. Las casas de los amigos son los “hoteles” más acogedores de todos. Siempre y cuando no se abuse de ellos

En esas dos semanas lo pasamos genial enseñando nuestro deporte a las chicas del campus. Tuvimos grandes momentos al lado de nuestros compañeros de trabajo en los tiempos libres. Las niñas americanas que acuden a estos campus de hockey son realmente educadas. Esto nos hizo el trabajo mucho más fácil. A pesar de no dominar el inglés a la perfección nos tuvieron paciencia. Poco a poco fuimos mejorando. El horario durante el día era bastante duro teniendo en cuenta nuestras costumbres españolas. De eso se reían el resto del Staff. Nos levantábamos cerca de las 7 de la mañana y ya comíamos el primer bocado antes de ir a los campos a entrenar bajo el duro sol que nos castigaba. Obligándonos a beber agua fresca cada 15 minutos.

Consejo Gualtrips: Interesante aprender inglés o cualquier lengua extranjera

A las 12 del mediodía, después de la primera sesión de stick en el verde nos esperaban las bandejas llenas de comida en el salón. Para almorzar casi sin hambre. Una hora para digerir las pizzas, hamburguesas y compañía que nos habían seducido y vuelta para el césped a jugar con las niñas.
Con la bajada de la intensidad del sol ya nos tocaba la hora de cenar a las 5 de la tarde. Casi una hazaña para nosotros cuando ésta hora se acerca más al momento del almuerzo que de la cena, pero la American way of life nos obligaba a acostumbrarnos a sus horarios y sus costumbres. Después de ésta última comida, y aún con el último trago de coca-cola en el cuello nos dirigíamos al pabellón deportivo de la Universidad para empezar los torneos por equipos entre las chicas. Cada entrenador tenía su propio equipo y alternábamos esta labor con la de arbitrar los partidos en los cuales nuestras niñas descansaban. La verdad es que es todo un merito lo bien que juegan estas jovencitas con el stick teniendo en cuenta las condiciones que tienen; un campo de hierba natural que dificulta muchísimo más la práctica de éste deporte.

Consejo Gualtrips: Interesante saber el horario y costumbres del país a visitar para adaptarte a sus horarios antes de ir allí

El fin de semana libre entre estas dos semanas de trabajo lo pasamos junto a las college crew (monitoras responsable de las niñas cuando éstas no tenían actividades deportivas) en las mismas instalaciones de la Universidad y pasando un día entero en la ciudad de Philadelphia. Una localidad bastante europeizada en cuanto a su arquitectura y con un predominio considerable de gente de color, la pasamos muy bien durante éste STOP & GO y nos vino genial para encarar la segunda semana con más fuerzas.
El viaje a Philadelphia nos sirvió para conocer la ciudad en que haríamos nuestra próxima escapada.
Esperemos que os haya gustado el relato, son estas experiencias las que nos definen en nuestros actos futuros!

Consejos antes de partir a Nueva York

consejos antes de partir

El siguiente post, no se trata de una guía al uso, pero si te doy unos consejos antes de partir. Es una historia de lo que puede pasarte si lo dejas todo para el último momento.
En uno de nuestros viajes a Nueva York no pasaron ciertas cosas curiosas, que compartimos en este blog. Para reirnos un poco y para que sirva a todo el mundo de aviso. Ser viajante es saber improvisar, pero cuidado con la improvisación y el dejarlo todo a última hora.

Como viajar barato y que (sí) te salga caro

Una vez llegamos a Nueva York nos quedamos maravillados de su grandiosidad. Aunque el tiempo no acompañaba nada aquel día, estábamos decididos a recorrer la ciudad ese día mismo. Como si Nueva York desapareciera al día siguiente. Olvidamos todas nuestras preocupaciones y nos dedicamos a vagabundear por allí.
Realmente era para disfrutar de tal espectáculo meteorológico. Sacábamos fotos y entre risas y palabras de duda pensábamos en qué haríamos al llegar la noche. Con el pensamiento de “luego lo hablamos” como única idea de alojamiento.
Afortunadamente, al caer la noche las nubes y la lluvía desaparecieron. Entonces apareció el problema en cuestión. Nuestra sorpresa fue entrar en más de diez recepciones de albergues y hoteles y escuchar en cada intento un: “No more rooms available, it’s full”. Lo que empezó cómo una broma despreocupada acabó por ser un motivo de tensión entre nosotros. Hasta el punto de casi desistir y aceptar que seríamos “homeless” paseando por las calles de la gran manzana.

El pánico cundió rápido

En esta situación, como podéis imaginar, nos echábamos la culpa los unos a los otros. Aunque la culpa era de todos, alguien tenía que cargar con la culpa.
Finalmente, en un último intento desesperado, encontramos a un buen hombre, sudamericano, conserje de un hotel cerca de Times Square. Nos ofreció una habitación triple por 500 $ para los tres días. Nos miramos entre contentos y conscientes de la gran cifra de dinero que suponía teniendo en cuenta el presupuesto que disponíamos para este viaje y lo que aún nos quedaba por recorrer y decidimos que era demasiado; pero obviamente, alguna cosa teníamos que hacer. Así que al final, después de intentar renegociar, sin éxito, el precio con el buen señor durante unos largos diez minutos, nos habló de un motel asociado con su compañía que con un poco de suerte nos facilitaría una habitación libre para pasar los tres días por un precio mucho más económico.
Le rogamos que nos hiciera el favor de llamar apresuradamente a la recepción de dicho motel para realizar la reserva y cruzando los dedos empezamos a entender qué si que teníamos una triple esperándonos en un edificio de la calle 83 con Broadway y que el precio por persona y noche era de sólo 20 $. Sin poder creerlo, le dedicamos unas palabras de agradecimiento a Juan, creo recordar su nombre, y nos dirigimos al motel en taxi, uno de esos amarillos que decoran la ciudad.
Una vez allí, subimos al dormitorio sin querer imaginar lo que nos encontraríamos y por sorpresa encontramos un cuarto muy aceptable teniendo en cuenta el precio. Dos camas de matrimonio juntas, mesa con silla, televisión, nevera, aire acondicionado e incluso microondas!

Consejos antes de partir

Recuerda llevar una lista de alternativas a tu mejor opción. Nunca sabes si al final te pueden quitar la reserva por llegar tarde. En ocasiones puede serte imposible llegar a tu albergue preferido. Así que segúrate de conocer la política de cancelación.
Ser mochilero o viajero sin más, es una cuestión de adaptabilidad y flexibilidad. Pero si planeamos donde dormir… el viaje es mucho más llevadero!