Gualtrips y el hockey

publicado en: Viajar barato | 0

En entradas anteriores hemos comentado que gracias a nuestra profesión hemos podido viajar más barato. Ya que eran trabajos de verano o incluso dando charlas. En nuestro caso era sobre el hockey. Todas estas escapadas nos animaron a viajar y claro, a viajar sin gastar mucho.

Esta entrada es un homenaje a todo lo que el hockey nos ha dado. Como recorrimos California muy low cost sin ni siquiera ser mochileros (aún). Os contamos nuestra experiencia y os damos unos consejos para futuros viajes, en clave de humor.

Consejos Gualtrips desde la aventura del hockey

Pasamos dos semanas disfrutando de las aguas californianas y de su “Life style”. Luego nos llegó el momento de desplazarnos para Pennsylvania. Hicimos escala en New York y New Jersey para economizar el trayecto. La compañía Virgin America nos acompañó hasta la gran ciudad. Dee allí cogimos un autobús para llegar hasta el corazón de Pennsylvania, Philadelphia. En esta capital nos esperaban Phili y LA con su multiwagon y en unos minutos ya volvíamos a estar a la Universidad de Bryn Mawr. Universidad que ya conocáimos del año anterior, en el que hicimos un pequeño curso. Muchas caras nuevas y algunas ya conocidas nos saludaron en nuestra llegada a la Universidad. El calor se hacía ver y durante las dos semanas nos brindó una temperatura digna de temporada veraniega. Por suerte, se trataba de un calor seco que lo hacía más soportable.

Consejo Gualtrips: haz amigos allá donde vayas. Las casas de los amigos son los “hoteles” más acogedores de todos. Siempre y cuando no se abuse de ellos.

En esas dos semanas lo pasamos genial enseñando nuestro deporte a las chicas del campus. Tuvimos grandes momentos al lado de nuestros compañeros de trabajo en los tiempos libres. Las niñas americanas que acuden a estos campus de hockey son realmente educadas. Esto nos hizo el trabajo mucho más fácil. A pesar de no dominar el inglés a la perfección nos tuvieron paciencia. Poco a poco fuimos mejorando. El horario durante el día era bastante duro teniendo en cuenta nuestras costumbres españolas. De eso se reían el resto del Staff. Nos levantábamos cerca de las 7 de la mañana y ya comíamos el primer bocado antes de ir a los campos a entrenar bajo el duro sol que nos castigaba. Obligándonos a beber agua fresca cada 15 minutos.

Consejo Gualtrips: Interesante aprender inglés o cualquier lengua extranjera.

A las 12 del mediodía, después de la primera sesión de stick en el verde nos esperaban las bandejas llenas de comida en el salón. Para almorzar casi sin hambre. Una hora para digerir las pizzas, hamburguesas y compañía que nos habían seducido y vuelta para el césped a jugar con las niñas.

Con la bajada de la intensidad del sol ya nos tocaba la hora de cenar a las 5 de la tarde. Casi una hazaña para nosotros cuando ésta hora se acerca más al momento del almuerzo que de la cena, pero la American way of life nos obligaba a acostumbrarnos a sus horarios y sus costumbres. Después de ésta última comida, y aún con el último trago de coca-cola en el cuello nos dirigíamos al pabellón deportivo de la Universidad para empezar los torneos por equipos entre las chicas. Cada entrenador tenía su propio equipo y alternábamos esta labor con la de arbitrar los partidos en los cuales nuestras niñas descansaban. La verdad es que es todo un merito lo bien que juegan estas jovencitas con el stick teniendo en cuenta las condiciones que tienen; un campo de hierba natural que dificulta muchísimo más la práctica de éste deporte.

Consejo Gualtrips: Interesante saber el horario y costumbres del país a visitar para adaptarte a sus horarios antes de ir allí.

El fin de semana libre entre estas dos semanas de trabajo lo pasamos junto a las college crew (monitoras responsable de las niñas cuando éstas no tenían actividades deportivas) en las mismas instalaciones de la Universidad y pasando un día entero en la ciudad de Philadelphia. Una localidad bastante europeizada en cuanto a su arquitectura y con un predominio considerable de gente de color, la pasamos muy bien durante éste STOP & GO y nos vino genial para encarar la segunda semana con más fuerzas.

El viaje a Philadelphia nos sirvió para conocer la ciudad en que haríamos nuestra próxima escapada.

 

Esperemos que os haya gustado el relato, son estas experiencias las que nos definen en nuestros actos futuros!