La magia de Susa, Túnez

susa

Hoy voy a escribir sobre uno de los destinos que más me impactaron en mis viajes. Se trata de la única vez (por el momento) que he visitado Túnez, en concreto Susa. Me pareció un lugar misterioso con una cultura fascinantes. La gente era muy hospitalaria y todo nos resultó la mar de fácil. Sobre todo si pensamos que nuestra idea de lo que era Túnez era lo que venía en Wikipedia.

Susa, la ciudad turística de Tunez

Esta ciudad está situada en la costa este de Túnez. Una de las principales zonas de acceso a los lugares turísticos de este país. Susa tiene una amplia oferta hotelera y de restaurantes. Con productos de calidad para todos los gustos y necesidades. Además está repleto de palmeras. Le da ese toque exótico y caribeño. Todo mezclado a la vez. Entre las especialidades cuilinarias de la zona puedes encontrar la trucha y el cuenco de pollo. También tiene un menú muy europeizado. Pero somos de la opinión de que si conocemos un nuevo país, lo conocemos a fondo. Gastronomía incluida.
El pesacado tiene sus periodos de tiempo, depende del día si la lonja y el mar están inspirados. También de la época del año. Nosotros nos hicimos unos expertos en la lonja del pesacado. Como sabéis a estas alturas, nosotros no somos mucho de restaurante de alto nivel. Era divertido intentar regatear con los pescadores. Pero el resultado valía la pena. Incluso nos dejaron “trabajar” un día a cambio de pescado fresco. Nunca había probado algo tan marítimo. Es decir, se notaba que el pescado venía directo del mar. Un placer para todos los sentidos.

Consejo 1. Sed buenos regateadores

El puerto

A las afuertas de la ciudad hay un pequeño puerto muy acogedor. Lo que no es nada acogedor son las aguas aceitosas que acogen a todos los barcos que vienen. Como en todos los puertos. Creo que perdimos la cuenta de la cantidad de barcos que habían: Grandes repletos de turistas, pequeños botes, pesqueros inmensos… un espectáculo!
Paseando por la ciudad vimos terrazas donde pudimos degustar todo lo que quisimos. En este viaje hicimos un apartado para presupuesto en comida local. A veces un mochilero tiene momentos de gran crítico culinario y se merece lo mejor. Y en algunos bazares el olor a mil variedades de té, menta y piñones invadían el ambiente (y nuestras mochilas).

Consejo 2: Somos mochileros pero si hay una terraza con comida o producto local. Gastad dinero

Esto no signfica que os dejéis timar.

Consejo 3. Cuidado con los vendedores tunecinos

A cada paso que dábamos veíamos vendedores en lucha constante con los turistas para vender al precio más elevado.

Medina

Una vez llegas a la Medina la cosa cambia considerablemente. Sigue siendo un lugar muy frecuentado por los turistas. Pero esto si que es de verdad Túnez. Ya no está tan europeizado como el puerto por ejemplo. Respiras autenticidad por las calles. Los zocos son maravillos, una mezcla de aromas, sensaciones. Humo que sale de las paradas de comida rápida, típica Tunecina. Los vendedores gritando, anunciando su mercancía. Nos sentíamos como auténticos autóctonos deambulando por ahí.

Consejo 4. La comida ambulante es tu aliada

Dada la gran cantidad de vendedores que hay, siempre puedes encontrar algo más barato. Además es muy nutritiva.
Esperamos que os haya gustado esta entrada, ¿Habéis estado alguna vez en Túnez? ¿Cómo sobrevivisteis?