Consejos para ser mochilero: Ponte en forma

consejos para ser mochilero

Consejos para ser mochilero es el primero de una larga lista de post en los que te doy unos consejos para convertirte en mochilero partiendo desde cero.
El propósito de estos post es que te pongas en marcha inmediatamente. Por eso los consejos van en diferentes posts. Primero tienes que entrenar para ser mochilero. Mochilero no nace, se hace, así que ánimo! Viajar es enriquecedor pero en ocasiones simplemente de hacer el equipaje, buscar transporte, hoteles y demás… nos llena de pereza y de deudas! Olvídate de la pereza y reduce tu gasto en viajes convirtiéndote en mochilero. ¿No sabes como hacerlo? Aquí te doy los dos primeros consejos:

Consejos para ser mochilero

Albergues

Los albergues han sido históricamente lugares reservados para jóvenes. Pero ya no es así. Los viajeros maduros están reservando cada vez más estancias en los albergues a medida que aumentan las tarifas hoteleras internacionales y están encontrando habitaciones privadas y baños, camas limpias y alojamiento sin reservas en albergues de todo el mundo.
Históricamente, un albergue nos ofrece la imagen de un alojamiento cutre. Pero a medida que los albergues han ganado popularidad a través de los años, los operadores de hosteleros de moda han extendido la definición de albergue para incluir suites privadas, comida de lujo, decoración de moda, piscinas e incluso servicio de limpieza. Algunos ejemplos incluyen el Oasis Backpackers ‘Mansion en Lisboa, que ofrece servicio de lavandería, Internet gratuito y cenas gourmet. En París hay albergues y hostales, que tiene interiores modernos y elegantes diseñados.
El secreto es saber buscar los albergues en webs especializadas. Si comparas puedes encontrar este tipo de albergues y hostales los albergues juveniles tradicionales de antaño, con dormitorio más que compartido y abarrotado baños comunales.

Caminar

Ser mochilero por lo general requiere una gran cantidad de fuerza y ​​resistencia. Pero si no eres de los de ejercicio constante, la planificación es tu aliada. Planifica una serie de viajes a pie es una forma accesible para desafiarte a ti mismo. Ganarás confianza en ti mismo y nadie podrá pararte.
Hay que bajarse del tren y el bla bla car. Desplazarse caminando te ofrece una panorámica en primera persona. Parques nacionales, ciudades medievales, costas interminables… todo se ve mejor a pie. Además, caminar es gratis (correr es bastante asequible también, pero ¿cuál es la prisa?).
Si la planificación no es tu fuerte, reserva un paquete de vacaciones que incluye recorridos a pie. Lo importante es que antes de ir caminando por el mundo, asegurarse de estar en forma. Comienza a caminar unos meses antes de su viaje para acostumbrarse a las distancias más largas.

El inicio del camino

el inicio del camino
Cuando acabas un viaje llega el momento de rememorarlo. Sobre todo si es una de tus primeras experiencias como mochilero. Es el momento de tratar de convencer a todo tu entorno de que ser mochilero es la opción que necesitan en su vida para ser felices. Puedes viajar barato, conocer gente interesante, etc. El final de un viaje es el principio de las nuevas “preocupaciones”. Empieza la lluvia de ideas a inundarnos el pensamiento. Muchos caminos abiertos en dirección a diferentes caminos. ¿Qué camino seguir? ¿Cuál es el correcto? El inicio del camino es un momento de reflexión.

El inicio del camino

Eres tu mejor guía

Fíate de tu intuición. Cualquier persona que ha emprendido un viaje de mochilero ha desarrollado un sentido de supervivencia envidiable. Está mas en sintonía con el entorno y con sí mismo. Te conoces mejor que nadie y sabes donde están tus límites. Así pues, fíate de tu vocecita interior. La que te dirá donde te espera tu nueva aventura. Puede ser que te equivoques (pocas veces pasará), pero si es así fallar no es fracasar. Fracasar es no atreverse a hacerlo. No hay solo un rumbo correcto. Sigue la ruta que tus deseos e inquietudes te dicten.

Vive el presente

Hoy estás aquí y mañana ya veremos. Te esperan un cúmulo de aventuras. La suerte de nuestro modo de viajar es que tú puedes hacer el doble de viajes que una persona que viaja de forma convencional. Ahora conoces el valor exacto del dinero y sabes aprovecharlo mejor. No tengas prisa en decidir.

Nadie dijo que fuera fácil

¿Que pasa si la experiencia ha sido horrible? Todo no puede ser fácil, puede que hayas tenido una mala experiencia. Pero no es la válida, pelea por tu experiencia buena. Se constante, si caes levántate y déjate ayudar. Ser mochilero significa ser independiente pero no significa aislarse. Déjate ayudar siempre de otros viajeros y de los propios lugareños. Y sobre todo, nunca te rindas.
El final del camino, solo es el principio de otra aventura.